Que es el matrimonio?

El diseño de Dios para el matrimonio.

Matrimonio: La Idea de Dios

Es fácil pensar que sólo «otras personas» se divorcian. Que tu matrimonio es de alguna manera inmune al dolor, a la infidelidad y a las peleas por quién se queda con la casa, el coche, el perro. Después de todo, ¿cuántos de nosotros caminaríamos por el pasillo si creyéramos que nuestras relaciones terminarían en un tribunal de divorcio? La verdad es que ninguna relación viene con una garantía de por vida. Incluso los hombres y mujeres que crecieron en hogares estables, que asisten a la iglesia y se consideran cristianos, que prometen «hasta que la muerte nos separe», pueden hacer que todo se desmorone. Como cristianos, sabemos que la aplicación de los principios bíblicos al matrimonio nos dará una base más fuerte que la de nuestros amigos y vecinos incrédulos. Lo sabemos, pero ¿qué estamos haciendo al respecto? En otras palabras, ¿qué hace que un matrimonio sea «cristiano»?

Pero creo que no estamos haciendo las preguntas correctas. ¿Qué pasa si su relación no se trata tanto de usted y su cónyuge como de usted y Dios? En lugar de preguntarnos por qué tenemos luchas en primer lugar, la cuestión más importante es cómo lidiar con ellas. ¿Cómo podemos usar los desafíos, las alegrías, las luchas y las celebraciones del matrimonio para acercarnos más a Dios? ¿Y si Dios diseñó el matrimonio para hacernos felices y santos? 

Viendo el matrimonio de manera realista.

Tenemos que dejar de pedirle al matrimonio aquello para lo que Dios nunca lo diseñó: la felicidad perfecta, la vida sin conflictos y la obsesión idólatra, en cambio, podemos apreciar para lo que Dios diseñó el matrimonio: la sociedad, la intimidad espiritual y la habilidad de perseguir a Dios – juntos. Entonces, ¿cuál es la idea errónea más común que tienen los cristianos acerca del matrimonio? Encontrar un’alma gemela’ – alguien que nos complete, el problema de buscar a otro humano para que nos complete es que, espiritualmente hablando, es idolatría. Debemos encontrar nuestro cumplimiento y propósito en Dios… y si esperamos que nuestro cónyuge sea ‘Dios’ para nosotros, él o ella fracasará cada día. Nadie puede estar a la altura de esas expectativas.

Todo el mundo tiene días malos, le grita a su cónyuge o es totalmente egoísta. A pesar de estas imperfecciones, Dios creó al marido y a la mujer para que se guiaran mutuamente en su dirección. Cuando mi esposa me perdona y me acepta, aprendo a recibir el perdón y la aceptación de Dios. En ese momento, ella me está modelando a Dios, revelándome la misericordia de Dios, y ayudándome a ver con mis propios ojos una realidad espiritual muy real

¿Sabías que + del 40%  de los matrimonios en España terminan en divorcio? Tu puedes ayudar a salvar matrimonios a través de los programas de Familia a Familia como nuestra  consejería matrimonial 1 dia +Juntos, blogs diarios, libros y más.Restaurar los matrimonios y las familias. Su regalo de hoy ayudará a salvar matrimonios!

"Nos animamos a probarlo, pensamos que como matrimonio nos iría bien hacer un +Juntos y realmente ha sido un gran avance para nosotros como matrimonio"
Susana & Oriol

Aunque es fácil ver por qué Dios diseñó una unión centrada en el otro para un mundo centrado en mí, vivir de esa manera es un desafío. Así que cuando las cuentas se acumulan, la comunicación se interrumpe y simplemente estás irritado con tu esposo o esposa, Te ofrezco estos recordatorios para ayudar a aliviar la tensión:

  • Dios creó el matrimonio como una sociedad leal entre un hombre y una mujer.
  • El matrimonio es la base más firme para construir una familia.
  • Dios diseñó la expresión sexual para ayudar a las parejas casadas a construir intimidad.
  • El matrimonio refleja la relación de pacto de Dios con su pueblo.

Vemos este último paralelo a lo largo de la Biblia.Por ejemplo, Jesús se refiere a sí mismo como el «novio» y al reino de los cielos como un «banquete de bodas». 

Estos puntos demuestran que los propósitos de Dios para el matrimonio se extienden mucho más allá de la felicidad personal. Aclaro que Dios no está en contra de la felicidad per se, sino que el matrimonio promueve valores aún más elevados.

Dios no creó el matrimonio sólo para darnos un medio agradable de repoblar el mundo y proporcionar una institución social estable para criar a los hijos. Plantó el matrimonio entre humanos como otra señal que apuntaba a su propia existencia eterna y espiritual.

Sirviendo a Nuestro Cónyuge.

Pasa toda la noche en la oficina, otra vez. Ella gasta dinero sin pensar en el ahorro. Va a jugar al futbol en vez de pasar tiempo con los niños. Desde hábitos irritantes hasta asuntos de peso que parecen imposibles de resolver, amar a tu cónyuge durante los tiempos difíciles no es fácil. Pero las mismas luchas que nos separan también arrojan luz sobre lo que valoramos en el matrimonio.

Si la felicidad es nuestra meta principal, nos divorciaremos tan pronto como la felicidad parezca disminuir. Si recibir amor es nuestra meta principal, dejaremos a nuestro cónyuge tan pronto como parezca estar menos atento. Pero si nos casamos para la gloria de Dios, para modelar su amor y compromiso con nuestros hijos, y para revelar su testimonio al mundo, el divorcio no tiene sentido.

Las parejas que han sobrevivido a una situación que podría poner fin al matrimonio, como la infidelidad o una enfermedad que pone en peligro la vida, pueden seguir luchando contra años de resentimiento, ira o amargura acumulados. Entonces, ¿cuáles son algunas maneras de fortalecer una relación que se tambalea – o incluso de fomentar una relación saludable?

  • Enfócate en las fortalezas de tu cónyuge más que en sus debilidades.
    Anime en lugar de criticar.
  • Ora por tu cónyuge en lugar de chismorrear sobre el.
  • Aprende y vive lo que Cristo enseña acerca de relacionarse y amar a los demás.

Que es el matrimonio?

Diseño de Dios

Dios creó el matrimonio como una sociedad leal entre un hombre y una mujer.

Fundamento para la familia

El matrimonio es la base más firme para construir una familia.

Intimidad sexual

Dios diseñó la expresión sexual para ayudar a las parejas casadas a construir intimidad.

El pacto de Dios

El matrimonio refleja la relación de pacto de Dios con su pueblo

Imagen de Cristo

Jesús se refiere a sí mismo como el "novio" y al reino de los cielos como un "banquete de bodas". 

Diamante en proceso

Con una relación centrada en Cristo, una actitud centrada en otro y un compromiso inquebrantable para que funcione, su matrimonio puede florecer - tal como Dios lo diseñó.

Cerrar menú